Día 2 | Sergio Carrión
1506
post-template-default,single,single-post,postid-1506,single-format-standard,bridge-core-2.5.6,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-9

Día 2


Día 2:
por las rendijas de tu voz suenan los árboles del camino a casa.
Hace tiempo no respiramos
(no, no es la pandemia,
porque hacía tiempo que teníamos suficiente aire, pero no supimos qué hacer con él). Nos lo dábamos, cada uno al otro. Esperabas estar siempre entregando, es sencillo darlo todo, quedar un día sin nombres. Y como los días, caer desnudos sumergirnos tras las montañas donde descansan nuestros ojos. Poder respirar
cuando vuelvas por aquí. Y no sea cruel el clima. Poder abrazarnos sin que menciones las horas
en que olvidaste abrazar. Qué no veamos fantasmas en la mirada, más vivos y reales que nosotros.
Cuando vuelvas estaré esperando olvidadizo, fingiendo la atención en otro asunto. No pienses que nada notó que te fuiste
a jugar tras las montañas. Hay días que no olvido, pero de verdad ahora soy alguien distinto

Sin comentarios

Publica un comentario