jugar con el tiempo | Sergio Carrión
1522
post-template-default,single,single-post,postid-1522,single-format-standard,bridge-core-2.5.6,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-9

jugar con el tiempo

Te cansa decir de ti tantas cosas, cómo eres, lo que haces, qué sientes; tus horas son relojes de arena, mancha tus pies en el camino. Amor, solo ten esperanza y no te atrevas a apostarla, se pierde en ese momento. No va a ser como tú quieras, la forma que tenga el mundo de jugar con el tiempo. Pero a cambio tiene un lugar reservado para que mires atardecer u otros días.
Todos podíamos salvarnos y debíamos caer, como los muros que echamos abajo. Llegar aquí no es creer en el destino, no es el viento que nos ha librado los obstáculos, tampoco fue el coincidir de los cuerpos… volvimos superando las incertidumbres, no queríamos que importase el miedo. Dudamos un año.
Vi en ti el sol ponerse, desde el este hasta la hora de dormir. Tu sombra perseguía mi hambre, siempre supe dónde quedaba el norte. Más cerca, más
a punto de caer o echar a volar.
(todo sobrevivió)

Sin comentarios

Publica un comentario