Luces del amanecer | Sergio Carrión
1496
post-template-default,single,single-post,postid-1496,single-format-standard,bridge-core-2.5.6,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-9

Luces del amanecer

No sé por qué estuve todo un mes sin hablarte. Se hizo tarde, se hizo pronto, y yo seguí pensando en la misma hora: que no era aún el momento (sin saber que ya estaba ocurriendo). Pensé que volvía a ser enero, y que no habíamos escapado de la nieve. Pero no es la misma nieve.
El año no es como en tus sueños, donde cada paisaje está encuadrado. Aquí lo vital nunca lo vimos, mirábamos únicamente las luces. Aleteábamos con torpeza aprendimos a volar (no, no fue volar) pero dejamos de sentir qué había en nuestros pies.
¿De qué sirve que haya cosas inexplicables? no, no inexplicables. Cosas de las que prefieres no hablar. Así estamos un mes sin decir palabra. Estamos tan absortos mirando las luces teniendo fe, cada vez más
luces del amanecer.

Sin comentarios

Publica un comentario