Una romántica idea | Sergio Carrión
1512
post-template-default,single,single-post,postid-1512,single-format-standard,bridge-core-2.5.6,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-9

Una romántica idea


Tu mente tenía una romántica idea.
Ibas en la vanguardia con un amor
que no entendía
sobre el amor convencional. Dejaste llevar la mirada
en donde la piel es arena siempre, tus manos levantaban deshacían
tantos años que el sol quemó. Días secos fue difícil hacer prosperar las flores. Aquel año que no te dije ni una sola vez cuánto quería
sentir como al principio.
¿Crees que los animales respetan
a los que niegan lo que sienten?
Solo puede ser como tú quieras, si aceptas la condición: un beso nos puede curar sí, ¿pero en qué instante del silencio?…
que podamos besar lo que tengamos, que prosperen esta vez ciertos verdes tallos.
Hay posiciones imposibles si no son dos en equilibrio, ante un delgado mirar hacia abajo. No hay ciudades que oculten cuando pisamos y realmente nos dirigimos
entre las calles (todas tienen sentido). Al final encontramos la playa, pero no nos importa volver
estamos cada vez más cerca

Sin comentarios

Publica un comentario