Cosas no tan importantes del corazón | Sergio Carrión
1546
post-template-default,single,single-post,postid-1546,single-format-standard,bridge-core-2.5.6,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-9

Cosas no tan importantes del corazón

Tú y yo mirábamos el cielo como quien sueña y no quiere saber que está soñando.
Dormimos tantos años sobre lo que llamamos destino, dejamos que se perdiese la razón para descubrir
más certeras las sombras que conocíamos. ¡Nos ocultaron los ojos, nos impidieron llorar! En tantos cielos recordé cómo nos gustaba ser hace unos años. No necesitamos la luz ni la palabra, no esperábamos el momento, llenábamos nuestras manos con lo que podíamos (no sentimos hambre hasta los 23).
Tiene nuestra voz suficiente impulso para que su mensaje no lo olvidemos nunca;
que siga retumbando cuando no encontremos, cuando
no nos oigan, que lo que dices siga haciéndome creer
que quizá no fue todo un desastre. Que tomamos las decisiones acertadas (alguna vez) y que ningún dolor fue realmente intenso,
que sobrevivimos amor
a pesar de las canciones tristes y el pop, del cine hollywodiense, de sentimientos no tan importantes acerca del corazón.

Sin comentarios

Publica un comentario