El sabor que buscas | Sergio Carrión
1653
post-template-default,single,single-post,postid-1653,single-format-standard,bridge-core-2.5.6,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-9

El sabor que buscas

La noche no sabrá lo qué haremos en las sombras; te apetecerá probar un sabor
que merezca tanto sufrimiento. Caminarás miles de kilómetros hasta caer en la orilla. Buscarás en tu boca la fruta del conocimiento.
La vida eclipsa la playa, su tiempo ha llegado; arrodillada en la arena aún se encienden tus ojos. No hay la hora exacta, desconoces
el único nombre de las cosas, con el que llamar a las tinieblas, de verdad que su cuerpo se retuerce en nuestras manos, imposible. ¿Ocurre la tranquilidad
en los más profundos pensamientos? Oyes las voces, extrañas, que llegan de lejos. Nos recuerdan que no estamos solos, definitivamente,
en la cortina de los días.
Hay que dejar ir personas como espuma entre los dedos, regalar ese pequeño vacío
a un corazón cada cierto tiempo, para que no se agote la paciencia del éxito.

Sin comentarios

Publica un comentario