Estabas enamorándote | Sergio Carrión
1567
post-template-default,single,single-post,postid-1567,single-format-standard,bridge-core-2.5.6,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-9

Estabas enamorándote

Volvías siempre de ese viaje, a punto estabas de irte a dormir
siempre volvías de algún eterno encuentro con viejos amigos,
tan cansados se veían tus hombros al hablar de mañana. ¿No te quedaban palabras? lo que un día fue tu único discurso sobre el futuro. No sé a veces diría
que has olvidado cual es tu nombre. Incluso esa forma de jugar que aprendí de ti (ese continuo estado de sorpresa). Piensa que no es tan de noche en las sombras
(a través del mundo de tus sueños);
nada se ve tan deformado como has creído estos últimos años. Aún puedes amar
sin que tengas que negarlo. No hay por qué avergonzarse, ¿dónde aprendiste eso?, que te dio miedo mirar un poco más aquella forma que no entendías. Fue que estabas enamorándote es solo eso. Y el corazón por fin era otra cosa, verdad
como en las buenas historias había alguien a quien salvar
(nos dimos la oportunidad de ser héroes)

Sin comentarios

Publica un comentario