La lluvia | Sergio Carrión
1543
post-template-default,single,single-post,postid-1543,single-format-standard,bridge-core-2.5.6,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-9

La lluvia

Tu sueño era una fantasía
hiciste, amor, tantos milagros,
recorrías cada vez mi garganta si sentías sed.

Me gusta cuando llueve en la noche,
me recuerda a cómo éramos tú y yo
antes de que se desatasen otras tormentas, incomparables e inevitables para el amor,
incandescentes en nosotros: se consumían y volvían;
se consumían
y regresaban en un beso lejos del tiempo,
en un momento de perdón si tuvimos dudas. No nos ahogábamos,
nadie podía sumergir nuestros cuerpos
bajo los ojos que realmente miran.

Lo necesitaste tanto aquella vez
que pediste por favor que te abrazase
lejos de la ciudad, y que estuviésemos solos para recordar sin dolor. ¿Has encontrado ya? el paraíso de la lluvia en la noche, puede limpiar también tu memoria. Nos hará parecer personas distintas, etc

Sin comentarios

Publica un comentario