No podemos jugar 3 | Sergio Carrión
1596
post-template-default,single,single-post,postid-1596,single-format-standard,bridge-core-2.5.6,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-9

No podemos jugar 3

No podemos jugar (III) porque:
a) no conocemos las reglas
b) nos sabemos jugar solos
c) nos da miedo la sangre
d) somos esa clase de personas
incapaces de elevarse un poco. Hemos preferido no arriesgar, acatar la norma
mantener la distancia (es decir dejar que se expanda). Para que no nos sintamos extraños en casa, aparentamos ser infelices y nos mostramos inseguros, demostramos estar atemorizados, sintiendo claustrofobia en el aseo, desorbitando durante el día sin saber qué hora. Hoy es otro en que no sabemos la gente que murió pero sí que el tiempo se volvió más frío. ¿Ayer sentiste de pronto otra temperatura? los cuerpos se comportaron de forma distinta. En el frío los cuerpos es cuando se buscan, sobre todo a las tres de la madrugada. O después de comer, es el momento de dormir. Pero nosotros lo impedimos, yendo y viniendo sin encontrarnos. Diremos que ha sido un virus, cuando no la ignorancia o la debilidad. Nosotros ya no nos vemos desde aquel año en que dejamos la novela juvenil, por otras lecturas más angustiosas sobre el más allá. Ahora que sabemos cosas, desciframos extrañas personas en la oscuridad, decimos palabras que no sentimos, planificamos futuros sin equilibrio alguno. ¿Qué sabremos del futuro? tan solo que se levantará sobre los hombros; a veces te sentirás cansada, a veces verás
preciosos horizontes.

Sin comentarios

Publica un comentario