Por donde escapa la luz | Sergio Carrión
1656
post-template-default,single,single-post,postid-1656,single-format-standard,bridge-core-2.5.6,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-9

Por donde escapa la luz

Era cierto que viajabas a la velocidad de las estrellas, buscando un sonido entre los bosques del mundo. En algún lugar hay ese viento que sopla, de forma que nos sintamos abrazados.
Sabes que termina la tormenta justo antes de que sonrías, para que se aclaren nuestros pensamientos. No tengas miedo (dilo tú ahora). Deja que vaya en caída el polvo de los hombros, que renueve la piel de los besos, hay tiempo debajo de las cosas. El agua puede remover profundamente
malos días que afloran en la mirada, sí
pero aprendiste a nadar ¿no es cierto? contra corrientes mucho más peligrosas. Lo difícil del final será memorizar nuevos rostros, elegir otro nombre, abandonar inundadas avenidas junto a la playa; ¿qué sonido
separará las ramas, dejará
un espacio exacto
en el bosque de tus sueños…
por donde escape la luz.

Sin comentarios

Publica un comentario