Té peligrosamente | Sergio Carrión
1572
post-template-default,single,single-post,postid-1572,single-format-standard,bridge-core-2.5.6,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-9

Té peligrosamente

Cuando te hiciste posible
ya eras,
apareciste ante mí como algo sagrado.
Supe lo que otros sintieron al final de los días, se sintieron en calma frente a los paisajes.
Así te mire sin que nada me hiciese dudar,
sin que nada pudiese detener el tiempo solo excepto tú,
vivías el mundo peligrosamente
no entendías todas las leyes
que movían universos enteros,
«más lejos encuentras agujeros negros, pero yo estoy cerca
soy igual de peligroso»
En todo estuvimos de acuerdo:
rompimos el confinamiento
perdonamos
preparamos té
(peligrosamente).
Cuando se cumple un sueño
es como tu canción favorita,
la primera vez que la bailamos juntos;
no olvidemos la canción
no quieras saber realmente cómo acabará esto,
a lo mejor estamos en paz o seguimos siendo un poco niños, y nos apetece jugar a explorar decisiones. No siempre la mismas

Sin comentarios

Publica un comentario