Tristeza otoñal | Sergio Carrión
1683
post-template-default,single,single-post,postid-1683,single-format-standard,bridge-core-2.5.6,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-24.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-9

Tristeza otoñal

¿Por qué no podemos
merecer estar en el sueño? Cuando las calles han besado tanto nuestros caminos, bendiciendo allí donde hemos ido.
Las montañas esconden demasiado próximo, no hay una distancia
de la que podamos arrepentirnos. Si tienes la necesidad, hay un pozo de los deseos. Si es la lluvia, asegúrate de traer un paraguas por si quisieras bailar. Bajo el cielo toda la vida se acelera por ti.
Puedes esconderte tras la nube, ocasionalmente mirar triste
los ojos de otras personas,
pero el gris tendrá un destello
que atraiga su luz.

Entre la tristeza otoñal, el agua
repetirá tu palabra
en el eco de los charcos

Sin comentarios

Publica un comentario